miércoles 30 noviembre 2022

Piden accionistas de Baker Hughes investigación por posible conflicto de interés

Más noticias

Un grupo de accionistas solicitó a altos ejecutivos de Baker Hughes que se abra una robusta y completa investigación relacionada con la residencia que junto con su esposa ocupó en Houston el primogénito del presidente López Obrador, José Ramón López Beltrán. En su cuenta de Twitter, el excanciller Jorge G. Castañeda dio a conocer la misiva que, en nombre de un grupo de accionistas, escribió Juan Carlos Luna.

La residencia que López Beltrán ocupó pertenece a Keith Schillings, un alto exejecutivo de Baker Hughes, proveedora de Petróleos Mexicanos, lo que ha dado pie para que se hable de un presumible conflicto de interés. “Como probablemente ya están enterados, en las últimas semanas ha habido un número relevante de noticias apuntando a posibles conflictos de interés haciendo señalamientos de algo impropio, y otras posibles irregularidades legales de Baker Hughes, derivados del hecho de que un alto ejecutivo de Baker Hughes tuvo una relación directa con el hijo del Presidente mexicano y su esposa, ambos políticamente expuestos, al mismo tiempo que Baker Hughes obtuvo una extensión de un contrato multimillonario de Petróleos Mexicanos”, apuntó el accionista en la misiva.

“Por circunstancias que aún no han sido clarificadas -lo que genera una justificada y válida preocupación de posibles acciones ilegales- el señor Keith Schilligs, un ejecutivo de Baker Hughes cedió el uso de una residencia en Conroe, Texas, registrada a su nombre, a José Ramón López Beltrán, hijo del Presidente de México y su esposa, Caroline Adams”, describen en la carta.

El accionista Luna recordó que “el matrimonio López ocupó dicha propiedad durante un periodo entre el 2019 y 2020, coincidiendo con el momento en que Pemex otorgó importantes prórrogas e incrementos de costos a los contratos con Baker Hughes”. Además aseguraron que “estos (hechos) al menos crean la percepción de un posible conflicto de interés y un potencial escenario que pudo haber cruzado la línea de lo legal y de obligaciones éticas de Baker Hughes. Por esta razón, una queja se justifica y una investigación es necesaria.”

Finalizan la carta advirtiendo que se debe considerar la urgencia de ejecutar una investigación sólida y completa e informar a las autoridades, a los inversionistas y a los medios de comunicación. “Eso es lo correcto. Está en consonancia con la empresa, lineamientos de cumplimiento y compromisos éticos”, concluyeron.

Twitter