martes 4 octubre 2022
martes 4 octubre 2022

Está en peligro la producción mundial de arroz; México vulnerable ante esta situación

Más noticias

Por José Antonio Bejarano

Desde hace unos años para acá, las noticias sobre la escasez de alimentos no han dejado de aparecer en los medios informativos. Esta crisis alimentaria que actualmente atravesamos tiene sus raíces a principios de la pandemia de Covid-19 cuando las cadenas de suministro globales se interrumpieron como consecuencia del confinamiento. Meses después de que la pandemia pudiese ser contenida, la guerra en Ucrania inició y junto con ella se agudizaron aún más los elevados niveles de inflación en la mayoría de los países del mundo. Sin embargo, gracias a las negociaciones entre Turquía, Rusia y Ucranias lograron que millones de toneladas de cereales pudiesen salir del Mar Negro evitando así una enorme hambruna en los países más dependientes del trigo eslavo. No obstante, la subida del costo de los combustibles y fertilizantes, así como las altas temperaturas y sequías durante este verano han hecho que los alimentos se encarezcan aún más, principalmente aquellos que mostraban cierta resistencia a alzar sus precios como el arroz.

En estas últimas semanas, tres de los seis mayores países exportadores de arroz han decidido encarecer o dejar de vender gran parte sus cosechas en el extranjero debido a factores internos que pueden perjudicar el abastecimiento alimentario de su propia población. Primeramente, de acuerdo con la cadena de noticias y análisis financieros Bloomberg, la India, quien representa el 40% del comercio mundial de arroz, planea reducir las exportaciones de este alimento en un 20% debido a que su suministro interno está amenazado como consecuencia de las lluvias irregulares en el cinturón de cereales de ese país. Paralelamente, Tailandia y Vietnam, quienes producen un aproximado del 10% del total del arroz que se consume a nivel mundial según datos de la Organización Mundial del Comercio, han establecido un acuerdo para actuar conjuntamente y aumentar los precios internacionales del arroz.

Según la agencia EFE, Alongkorn Phonbutr, consejero del Ministerio de Agricultura de Tailandia, expresó en un comunicado su disconformidad por el costo de dicho grano refiriéndose a él como excesivamente bajo e “injusto”, argumentando que el actual precio internacional por tonelada de arroz ronda los 400 dólares (8 mil pesos mexicanos), un precio que “no es lógico con el aumento del coste de producción, el precio del fertilizante y el combustible por el impacto de la crisis de COVID-19 y la guerra ruso-ucraniana”.

A pesar de las interrupciones de oferta generadas por la pandemia de Covid-19, el conflicto entre Rusia y Ucrania encarecieron otros productos como el trigo o los aceites, el arroz ha resistido la tendencia al alza de los precios de los alimentos gracias a cosechas abundantes y grandes inventarios de los exportadores durante los dos últimos años. No obstante, este alimento está empezando a encarecerse como resultado de las lluvias torrenciales en el cinturón de cereales de India, la ola de calor en China, las inundaciones en Bangladesh, Pakistán y Vietnam amenaza con mermar la accesibilidad de este grano en los mercados internacionales.

Además de los previamente mencionados, otros grandes exportadores de este cereal blanco como son: Bihar, Jharkhand, Bengala Occidental y Uttar Pradesh, también han tenido déficits de lluvias monzónicas de hasta 45% en lo que va de la temporada, de acuerdo con datos del departamento meteorológico estatal. 13% de la siembra de arroz este año ha defendido por la falta de agua, lo que podría suponer un descenso de la producción de 10 millones de toneladas, o cerca de 8%, con respecto al año pasado, según B.V. Krishna Rao, presidente de la Asociación de Exportadores de Arroz de India.

A estas variantes debemos de agregar la disminución de la superficie cultivada consecuente de la decisión de muchos agricultores por cambiar sus cultivos de arroz por las legumbres y las semillas oleaginosas, las cuales cuentan con un mayor rendimiento en el mercado. “Un aumento de los precios del arroz se sumaría a los ya importantes problemas de asequibilidad de los alimentos en algunas partes del mundo en desarrollo”, dijo Phin Ziebell, economista de agronegocios del National Australia Bank, a la cadena de noticias Reuters.

México consume cerca de 1.18 millones de toneladas de arroz al año, sin embargo, sólo produce menos del 12% de la demanda total. Según datos de la Secretaría de Agricultura, el arroz necesario para cubrir la demanda nacional proviene de múltiples países asiáticos como, precisamente, Tailandia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Twitter