martes 27 febrero 2024

Tiroteo masivo en Maine, EUA, deja saldo de 18 muertos y 13 heridos; sospechoso se encuentra prófugo

Más noticias

Temas

  • Sujeto armado dejó 18 muertos y 13 heridos en un doble tiroteo en la ciudad de Lewiston, en Maine, Estados Unidos.
  • Sospechoso fue identificado como Robert Card, de 40 años, un exmilitar con problemas psiquiátricos.
  • Presidente de EUA, Joe Biden, urge a republicamos a apoyar el control de armas en el país.

Estados Unidos volvió a registrar un tiroteo masivo. Ahora fue en la ciudad de Lewiston, en el estado de Maine, donde un hombre protagonizó dos ataques en los que asesinó a 18 personas y dejó a 13 heridas según confirmó la gobernadora Janet Mills en una conferencia de prensa.

En las imágenes publicadas en redes sociales por la oficina del alguacil del condado de Androscoggin se puede ver a un hombre con un fusil de asalto entrando en un local de boliche.  Según los medios locales se ha informado de disparos en varios locales de la zona, entre ellos el boliche, un restaurante y un local de la cadena Walmart.

De acuerdo con los reportes, siete personas murieron en el boliche, ocho en el restaurante y otras tres después de haber sido trasladadas al hospital.

John Alexander, jefe de Medicina del Centro de Salud central de Maine, indicó en una conferencia de prensa que de los ocho heridos que siguen ingresados en su institución, cinco están estables y otros tres en situación crítica.

Sospechoso identificado

Las autoridades ya identificaron a este sujeto como Robert Card, quien se encuentra aún prófugo y ya es buscado por las autoridades. Mike Sauschuck, el responsable de la seguridad pública de Maine, señaló en una declaración: “Tenemos literalmente a cientos de policías trabajando en todo el Estado de Maine para localizarlo”. Las gobernadora Janet Mills indicó que las investigaciones sobre el incidente y la búsqueda del sospechoso continúan en curso. Se espera que las autoridades brinden más detalles a medida que avance la investigación.

Card, de 40 años, es un sargento retirado del Ejército de Estados Unidos, instructor de tiro experto en armas. Cuenta con cargos penales y se sabe que estaba en la reserva. Se tiene conocimiento que se ha divorciado dos veces, es padre de tres hijos, tiene un historial de arrestos por violencia doméstica y otros delitos. Una de sus exesposas obtuvo una orden de alejamiento en su contra.

De acuerdo con reportes, a inicios de este año Robert Card informó sobre sus problemas de salud mental porque decía escuchar voces y ver sombras. Además ya había amenazado con un ataque en la base de entrenamiento militar de Saco, ubicada en Maine.

El Departamento de Justicia confirmó que agentes del FBI, de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) y del Servicio de Marshals están dando apoyo a las autoridades locales en la investigación y la búsqueda del sospechoso y en la asistencia a las víctimas.

Biden insiste en prohibición de armas

Este jueves, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, urgió a los republicanos en el Congreso a trabajar por lograr un acuerdo con los demócratas para prohibir las armas de asalto o de alta capacidad y acabar con la inmunidad de sus fabricantes. En un comunicado, Biden volvió a hacer este reclamo político horas después de la masacre de Lewiston en Maine.

Aunque aseguró que se han hecho “progresos” con la aprobación de una ley consensuada por republicanos y demócratas para mejorar la seguridad ante las armas, “simplemente no es suficiente”. “En este momento de duelo por otra tragedia, urgió a los legisladores republicanos del Congreso a que cumplan con su deber de proteger al pueblo estadounidense”, dijo el mandatario.

Pidió por eso un acuerdo para prohibir las armas de asalto y aprobar un control de seguridad universal para cualquiera que quiera comprar un arma. Además llamó a tomar medidas para obligar al almacenaje seguro de armas y acabar con la inmunidad por responsabilidad de la que gozan los fabricantes. Biden consideró también que son “demasiados” los estadounidenses que tienen algún miembro de su familia herido o asesinado por arma de fuego. “No es normal, y no podemos aceptarlo”, sentenció.

Twitter