miércoles 22 mayo 2024

El jefe del grupo militar Wagner ordena a sus mercenarios rusos detener la marcha hacia Moscú y regresar a Ucrania

Más noticias

Temas

El jefe de la fuerza militar privada rusa llamada grupo Wagner, dijo que ordenó a sus mercenarios detener su marcha hacia Moscú y retirarse a sus campamentos en Ucrania para evitar derramar sangre rusa, reportó la agencia AP.

El anuncio del jefe Yevgeny Prigozhin pareció calmar una crisis que se intensificó dramáticamente en las últimas horas y representó el desafío más importante para el liderazgo del presidente Vladimir Putin en sus más de dos décadas en el poder.

Moscú estaba preparado para la llegada de un ejército privado dirigido por el comandante mercenario rebelde, levantando puestos de control con vehículos blindados y tropas en su extremo sur. Se cerró la Plaza Roja y el alcalde instó a los automovilistas a mantenerse alejados de algunas carreteras.

A punto de llegar a Moscú

Prigozhin dijo que mientras sus hombres estaban a solo 200 kilómetros de Moscú, decidió hacerlos retroceder para evitar “derramar sangre rusa”. No aclaró si Moscú ha respondido a su demanda de expulsar al ministro de Defensa, Sergei Shoigu. No hubo comentarios inmediatos del Kremlin.

El anuncio siguió a una declaración de la oficina del presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, diciendo que había negociado un acuerdo con Prigozhin después de discutir el tema con Putin. Prigozhin acordó detener el avance en un acuerdo propuesto, que contiene garantías de seguridad para las tropas de Wagner según dijo la oficina de Lukashenko.

Putin prometió duras consecuencias para los organizadores del levantamiento armado encabezado por Prigozhin, quien sacó sus fuerzas de Ucrania, se apoderó de una instalación militar clave en el sur de Rusia y avanzó hacia Moscú.

En un discurso televisado a la nación, Putin calificó la rebelión de “traición”. “Todos los que prepararon la rebelión sufrirán un castigo inevitable”, dijo Putin. “Las fuerzas armadas y otras agencias gubernamentales han recibido las órdenes necesarias”.

Las autoridades declararon un “régimen antiterrorista” en la capital y la región circundante, mejorando la seguridad y restringiendo algunos movimientos.

El alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, advirtió que el tráfico podría verse restringido en partes de la capital y declaró el lunes día no laborable para la mayoría de los residentes.

Las cuadrillas excavaron secciones de carreteras para frenar la marcha del ejército mercenario de Wagner. Se cerró el acceso a la Plaza Roja, se evacuaron dos importantes museos y se cerró un parque.

Garantizar seguridad para la población

El ejército privado de Prigozhin parecía controlar el cuartel general militar en Rostov-on-Don, una ciudad a más de mil kilómetros al sur de Moscú.

Las tropas y el equipo de Wagner también estaban en la provincia de Lipetsk, a unos 360 kilómetros al sur de Moscú. Ahí las autoridades “están tomando todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de la población”. Esto lo dijo el gobernador regional Igor Artamonov, a través de Telegram.

 

Twitter